Beneficios de tener un pensamiento positivo

Beneficios de tener un pensamiento positivo

El optimismo es una virtud que a menudo se describe como que trae felicidad y plenitud a la vida, y a decir verdad, estas no son solo palabras. Son tantos los beneficios que aporta el pensamiento positivo a nuestras vidas; salud, relaciones, confianza, entre otros. Si aún no eres un pensador positivo, estas son algunas de las razones por las que debes adoptar una mentalidad positiva.

Los pensadores positivos afrontan mejor el estrés

Es normal pasar por temporadas de dificultades en la vida. Sin embargo, es solo un pensador positivo el que puede afrontar eficazmente la situación estresante en comparación con un pesimista. Según un estudio de investigación, cuando un optimista se encuentra con una situación desafiante, es muy probable que se concentre en las cosas que puede hacer para resolver el problema en cuestión.

En lugar de pensar en sus decepciones y frustraciones, es importante que elabore un plan de acción o busque ayuda de personas que puedan asesorar o ayudar.

El optimismo puede mejorar su inmunidad

Según estudios de investigación recientes, se ha demostrado que la mente tiene un efecto muy poderoso en el cuerpo. Uno de estos efectos afecta la inmunidad de su cuerpo. Un estudio demostró que cuando se activan ciertas áreas de nuestro cerebro asociadas con emociones negativas, la respuesta inmune del cuerpo a una vacuna contra la influenza se debilita.

Además, los estudios de investigación también han demostrado que si eres optimista sobre una determinada cosa en tu vida, por ejemplo, qué tan bien te va en la escuela, la respuesta inmunológica se fortalece en comparación con aquellos que tienen una percepción negativa de toda la situación.

La verdad es que, tener una perspectiva positiva de la vida, juega un papel fundamental para ayudarnos a sobrellevar el estrés y aumentar nuestra inmunidad, de ahí nuestro bienestar general. Otros hallazgos de la Clínica Mayo informan que tener una perspectiva positiva reduce el riesgo de muerte por enfermedad cardíaca, reduce las posibilidades de tener depresión y, en general, aumenta la esperanza de vida.

Bueno, no está claro cómo el pensamiento positivo puede afectar científicamente nuestra salud. Sin embargo, cuando somos capaces de sobrellevar mejor el estrés y alejarnos de los comportamientos poco saludables, podemos mejorar nuestro bienestar general.

El pensamiento positivo es bueno para la salud

Se ha demostrado que tener pensamientos positivos ayuda a aumentar nuestra esperanza de vida y nos da mejores sentimientos que aquellos que tienen patrones de pensamiento negativos. La verdad es que todos los pensamientos negativos que tenemos en nuestras mentes se reflejan en nuestros cuerpos. En otras palabras, cuando estamos estresados ​​y tenemos pensamientos depresivos, no dormimos mejor y nuestros músculos tienden a tensarse. Terminamos angustiados por lo desconocido y nos sentimos insatisfechos con todo. Sin embargo, cuando trabajamos para vencer estas emociones negativas, protegemos los resultados físicos que tienen en nuestros cuerpos y recuperamos nuestra salud.

Puede hacerte más resistente

La resiliencia simplemente significa la capacidad de uno para garantizar situaciones difíciles. En otras palabras, cuando te enfrentas a una situación traumática con resiliencia, tienes la fuerza y ​​la determinación para superarla. En lugar de desmoronarse cuando se enfrenta a situaciones de este tipo, toma las piezas y sigue adelante para superar todo el problema.

Si es una persona optimista, podrá analizar todo el problema y encontrar formas de abordarlo siempre que pueda. En otras palabras, en lugar de perder la esperanza, reúne sus recursos y su libre albedrío para resolver el problema. Usted hace un esfuerzo adicional para pedir a las personas que lo rodean que le ayuden en lo que puedan.

Según la investigación, hay evidencia que muestra que en medio de una crisis como un desastre natural o un terror, los pensamientos positivos son de gran ayuda para proporcionar un sistema de amortiguación contra problemas como la depresión, especialmente para las personas que tienen resiliencia. La buena noticia es que el pensamiento positivo y la resiliencia son rasgos que se pueden cultivar. Cuando nutre las emociones positivas, está mejor posicionado para cosechar recompensas tanto a corto como a largo plazo.